¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Vie Ago 28, 2015 7:04 pm.
Últimos temas
» Ficha de Kanok Rey
por Setsu D Law Mar Jun 28, 2016 2:44 pm

» Spectrum (Af. élite)
por Invitado Dom Mayo 01, 2016 8:49 pm

» Roljutsu [Afiliación élite]
por Invitado Dom Abr 24, 2016 1:16 am

» One Piece Sea Emperors { Afiliación Élite }
por Invitado Dom Abr 17, 2016 4:17 pm

» [Elite] D gray man Rol
por Invitado Mar Abr 12, 2016 10:04 am

» Pirate Codex [ Confirmación Af. Élite ]
por Invitado Sáb Abr 09, 2016 9:45 am

Shiki Topsite!
Agradecimientos especiales a The Captain Knows Best, por los recursos tomados, como la zona de afiliación y el tablón de anuncios, de igual formas tablas, de igual forma a source code por las tablas y recursos prestados, Nakama Fighters esta protegido por Creative Commons. Cualquier edición, historia o texto pertenece a sus respectivos dueños. Las imágenes, estilos, fonts y demás pertenecen a sus respectivos dueños, Agradecimientos Especiales por diseño del skin, Tablas y mas a FroshieLicencia Creative Commons
Nakama Fighters por Gol D. Roger se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Afiliados Élite (40/112)
40 por 40Crear foroFairy Tail Chronicles photo untitled45.pngOver ChargeAlmos ImmortalCrear foro
Hermanos (06/10)
Foros Nuevos (00/30)
© HARDROCK
Estadísticas
Tenemos 22 miembros registrados.
El último usuario registrado es JimHornsby6736.

Nuestros miembros han publicado un total de 6041 mensajes en 1092 argumentos.

Este lugar es demasiado pequeño para los dos, Leonardo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Este lugar es demasiado pequeño para los dos, Leonardo

Mensaje por Invitado el Miér Jun 19, 2013 5:49 am

Parecía que los supernovas cada vez estaban más emocionados. Después del fatídico torneo de Billy The Kid, que me llevó a perder en la misma final contra una pirata de mala muerte, esta vez eran los Piratas Lizard, una de las tripulaciones novatas más poderosas de los siete mares, los que retaron a todo el mundo, con la intención, por lo que parecía, de darse a conocer.

Pero poco me importaba. Eran criminales como otros cualquiera, de manera que la marina se debería hacer cargo de acabar con ellos. Si bien en el otro evento no llegué todo lo lejos que hubiera sido capaz, aunque esta vez no consideraba al enemigo como a un rival directo, pensaba darle de lo lindo para que temieran, de una vez por todas, al poder marine.

Estaba harto de piratas de turno que se tomaban a la marina a cachondeo, aunque les entendía, pues según qué almirantes era para hacérselo ver. De cualquier manera, iba a cambiar la visión de la marina que tenían los piratas. Estaba dispuesto a hacerlo, y era hora de comenzar a demostrarlo. Llegué a Isla Pantano después de un viaje algo largo, pero reconfortante. Me había estado preparando para lo peor. Llevaba munición para tres meses de batallas, y algunas nuevas aplicaciones en mi cuerpo mecánico.

De esa forma, bajé de la embarcación y caminé por la playa de coral hasta llegar al terreno húmedo y pantanoso que se perdía entre los fangales. Era algo asqueroso, pues hubo un momento en el que el barro me llegó a las rodillas, pero no me quedaba más que avanzar. Llegué, de esa forma, hasta una especie de barranco que llevaba hasta un camino que debería seguir para avanzar.

Tenía varios metros de altura, y en cuanto me asomé, pude divisar a unas... ¡200 tortugas! más o menos, esperando allá abajo con las fauces abiertas. Eran gigantescas, jamás había visto nada igual, pero querían acabar conmigo, de eso estaba completamente seguro. A sabiendas de eso, pensé despacio qué hacer, y llegué a pensar en un descabellado plan que llevaría a cabo. Salté hacia el vacío lleno y, en cuanto estuve a punto de pisar la cabeza de alguna tortuga, accioné mi lanzallamas siendo impulsado hacia arriba y achicharrando alguna nuca.

En el mismo aire, y flotando como si fuera un astronauta antes de caer, comencé a fundir a balazos a unas diez tortugas que estaban cerca dejando en su lugar cadáveres y un hueco para mi. Me coloqué en el lugar y las demás tortugas comenzaron a rodearme. De esa forma, desenfundé mis pistolas de los antebrazos y me coloqué la munición en el pecho al más puro estilo Rambo.

Comencé a disparar a todas las tortugas. Aunque no las conté, deberían haber como cien o más en aquel lugar. Pero, una a una, todas cayeron. No repetí ni un balazo, pues a sabiendas de que su caparazón las protegería, disparé a las cabezas. Una vez todas acabaron en el suelo y yo sin un rasguño, escuché unas palabras a mi espalda.

Era un tortugo que decía llamarse Leonardo y ser el líder de las tortugas. Le miré fijamente y, antes de que llegara con su katana hacia mi, conseguí dispararle. No sabía si estaba muerto, pero mal seguro. -Este lugar es demasiado pequeño para los dos, Leonardo.- fueron mis últimas palabras.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.